Corría el año 2014, y me encontraba paseando por una céntrica calle de Madrid. Tengo una manía desde niño, y es leer los carteles de todos los comercios por los que voy pasando (en ocasiones en voz alta, lo que desquicia a mis acompañantes; desde aquí mis disculpas). En esta ocasión, el letrero de una farmacia me dejó descolocado, pues con letra enorme y destacada, rezaba lo siguiente: ‘¡Vendemos productos homeopáticos!’. Así, con sus admiraciones y recibiendo a los clientes en la puerta principal. Seguir leyendo “Un timo con beneplácito estatal: homeopatía”

Anuncios